viernes, 1 de julio de 2011

EL CONTRATO

1 de Julio


Hoy ha comenzado el día muy primaveral. Calorcito al sol y fresquito a la sombra.
Me he dado una vuelta por Tacheles (la casa okupa) y he descubierto que las esculturas de hierro que estaban siempre, continúan en su sitio solamente que ahora hay que dar un rodeo para acceder a ellas.








Siguen siendo muy buenas algunas. Eso sí, está todo mucho más triste sin la música de los chiringuitos.

Por la tarde he quedado con Paúl para que me sirva de traductor en la firma del contrato de la casa. Todo perfecto…el jueves 7 entro en la casa luminosa.

Después y para no perder la costumbre, nos hemos dado una paliza a andar. He terminado derrotado. No tengo remedio, a ver si aprendo de una vez y paro antes. Eso si, para compensar nos hemos ido a tomar sushi a un japo muy bueno. Y de regreso a casa de los italianos decido no salir hoy. Me veo una peli en el portátil y a descansar.

Mañana será otro día.

Un beso.

EL OTOÑO

30 DE JUNIO 2011

Tras los calores de ayer hoy ha amanecido como si se tratase del otoño. Sí hoy con 19º y chispeando de nuevo. Así que me he dedicado, con la ayuda de Cristina, a las labores de intendencia. A saber:

- RECARGA DEL MÓVIL BERLINÉS El año pasado me compré un móvil para las llamadas que realizara en Berlín. Lo compré en el sitio más barato, en Tchibo una tienda que solo vende café y artículos para cafeteros. También móviles. Resulta que me costó 20 euros y me daban 10 en llamadas. O sea que por 10 euros me pasé dos meses y medio llamando a mis amigos. A veces a Madrid y resulta que después de nueve meses llevo llamando tres días a mis amigos y a casas para alquilar. Igual que en España. Ja ja. Hoy le he puesto 10 euros más por si acaso, pero aún quedaba saldo.

- BUSQUEDA DE BICI. Hemos ido a ver bicis de segunda mano a unas tiendas, pero las dos que hemos visto que estaban bien de precio, una sin frenos y la otra con las ruedas pinchadas. El resto de 100 euros para arriba, pero para mes y medio que voy a estar, me espero al domingo y en el Rastro del Mauerpark encontraré algo mejor. Seguro. A mediodía me ha llamado la chica del piso que vimos ayer en Weddin para decirme que me lo alquila. Mañana voy a firmar el contrato y el día 7 entro a dormir. Un tercer piso sin ascensor (cojonudo para mis pulmones), pero ya verás que bonito. El dormitorio es precioso. Por la noche sorpresa de doble lujo: cena en casa de Cristina y Fabio. De primeras un queso que hace el padre de Cris y si el cielo existe se lo acabarán quitando. Es una especie de queso-mantequilla de lo más delicioso. Lo llaman BURRATA (burro en italiano en mantequilla), pero nada tiene que ver con lo que yo he probado en Madrid (ahí me dicen que viene de la leche de la burra, tiene narices) con el mismo nombre. Este es sencillamente puro y delicioso. VIVA SU PADRE.

Luego Fabio ha cocinado una pasta siciliana con brócoli, piñones, pasas, pomodoro…simplemente magnífica. Un Viña Pomal y a disfrutar que hace frió en la calle y mañana será otro día.
Hasta mañana. Un beso,
video